Performancing Metrics

expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

En Penumbras... de Magda Robles

En penumbras es donde los sueños cobran vida, junto al crepitar del fuego y el danzar de las llamas...

Entre dos vidas, de Magda R. Martín



 
 “Cálmate. Descansa. Deja que la mente se relaje. Por un momento deja de pensar, y cuando estés más serena analiza tus sentimientos. Sobre todo, no te precipites en tus actos, porque luego te arrepentirás. Deja que la vida te de lo que debe darte, no quieras arrancarle aquello de lo que te priva porque solo encontrarás dolor.”

Aquellos que, como yo, han tenido la suerte de disfrutar de varias novelas de Magda Rodríguez, quizá estén de acuerdo conmigo en que su prosa tiene un cierto sabor familiar, entrañable, a la vez que indiscutiblemente real, incluso crudo si es necesario. Para mí, su prosa tiene ese regusto cercano que deja una historia no inventada, sino contada en confidencia por un padre, o quizá un abuelo, a quien una conversación en familia invita a recordar tiempos pasados. Refleja vivencias, por supuesto, pero también una sabiduría, una forma de entender a sus propios personajes, que tan solo la experiencia de una escritora observadora puede aportar. 

“Entre dos vidas” es el título de la obra que quiero compartir con vosotros, y que dará la clave de la novela desde el principio a aquel lector que sea algo perspicaz. La autora comienza esta novela centrándose en un encuentro, que obliga a su protagonista a viajar al recuerdo, hasta un lejano verano de 1.919. Volverá a Alicante, ciudad donde la familia Castro Rubio pasaba la época estival. Aunque la novela usa varias voces, recurso muy útil para ofrecer diversas versiones de una misma situación y presentar de manera objetiva la historia, en este primer momento la voz narradora la pone Emma, la pequeña de tres hermanas, dos de ellas en edad casadera. Gracias a sus recuerdos se nos irán presentando todos y cada uno de los personajes clave en el desarrollo de la historia: Don Julián, el padre, con su inquietante predilección por Emma; Doña Rosa, la madre algo frívola y calculadora de voluntad férrea; Berta, hermana mayor, prometida de Miquel y ajena a todo lo que no sea su propia vida; Maite, la mediana, egocéntrica, coqueta y vividora; y por supuesto Anthony, el joven inglés que desde joven cala muy hondo en Emma. Y es que hay ocasiones en que, cuando el amor te traspasa, lo hace para toda la vida. Sin embargo, las circunstancias no siempre acompañan, y en ocasiones consiguen que una bella historia de amor tan solo deje tragos amargos. El matrimonio apresurado por imposición materna de una Emma aún niña será el primero de ellos.

 Junto a los mencionados, todo un ramillete de personajes secundarios que le dan solidez a la historia, y facilitan la trama, a la vez que permiten a la autora introducir detalles sobre la época, la forma de vida, las costumbres y las difíciles circunstancias en que se encontraba nuestro país en aquella época. 

Como marco, y a la vez telón de fondo, dos guerras: la fratricida Guerra Civil española, que marcó los pasos iniciales de los protagonistas, y la II Guerra Mundial. Esta lucha cruenta encadenada entre hermanos y países servirá de excusa a los protagonistas para escapar de una vida que los asfixia, y luchar por un sueño, con ayuda de las milicias y la resistencia. Pero a la vez se comportará como la mano ejecutora de un cruel destino, deshaciendo ilusiones, y dando golpes mortales en el alma de  Anthony, y por supuesto, de Emma. 

A estas alturas no me cabe duda de que Magda Rodríguez Martín es una gran contadora de historias: a pesar de abarcar la vida de varias generaciones en una sola obra, deja al lector con sabor a poco.  Pero quizá lo más interesante sea la gran variedad de temas que consigue entremezclar en sus páginas. No es solo el contexto histórico y social el que aparece magníficamente plasmado en la novela, sino la profundidad humana de sus personajes. “Entre dos vidas” nos muestra cómo los errores que, quizá de forma inconsciente, o a veces incluso por puro egoísmo, cometen los padres al educar a sus hijos e intentar labrarles un futuro, pueden convertir la vida de un vástago en una cárcel sin prisión. Es impactante la forma en que nos obliga a tomar conciencia de los abusos cometidos tras máscaras de cariño a la par que la propia protagonista, y al igual que ella, somos incapaces de juzgar severamente al perpetrador. 

Magda usa la metáfora del juego en su novela, deja en el aire la idea de que quizá no somos más que piezas en un tablero, nos desvela algunos movimientos, y nos permite predecir los resultados. Pero cuidado, porque siempre, siempre, termina sorprendiéndonos. Ella misma, como autora y creadora, juega con las dualidades incluso desde el propio título de la novela: contrapone el valor y el miedo de sus personajes, las dos caras de una misma moneda, y por tanto muestra las distintas consecuciones de un mismo fin; a través de Anthony nos obliga a aceptar la vida como destino inmutable en el que somos simples marionetas; a través de Emma nos plantea la lucha constante por conseguir lo que se desea. Y cuando ya nos ha convencido, cambia de tercio, y nos obliga a volver a cuestionarnos todo. 

Creo que si tuviese que definir esta novela brevemente, diría que es una novela de grandes interrogantes: no solo para sus personajes, sino para el propio lector, quien no puede evitar extrapolar lo que lee a su propia existencia. Porque la vida no se pinta en blanco y negro,  sino en un amplio espectro cromático. Porque no existen la maldad o la bondad absolutas, ni hay respuestas completamente acertadas o equivocadas. Porque los sentimientos no nacen completos, sino que crecen, se transforman, juegan a ser espejismos, e incluso mueren, quien sabe si para resurgir de sus propias cenizas.  Por todo esto, y por mucho más que me niego a contaros, pues estoy segura de que leeréis la novela, no dejéis pasar “Entre dos vidas” sin hacerlo.

4 comentarios :

  1. Magda: Yo sólo puedo decirte ¡gracias! Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tí, por continuar escribiendo, y permitirnos disfrutarlo.

      Eliminar
  2. Va a ser que el nombre de Magda sea sinónimo de buenas escritoras!! Y yo que me alegro!!.

    Gracias a las dos por escribir tan bien.

    Besos.

    Ana Pastor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O de dos caras de una misma moneda. Una escribe, la otra lee... Pero si que va a ser el nombre, jeje. Besos primor!

      Eliminar

Tus palabras serán bienvenidas...

AddThis