Performancing Metrics

expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

En Penumbras... de Magda Robles

En penumbras es donde los sueños cobran vida, junto al crepitar del fuego y el danzar de las llamas...

Púberes criaturas, poema de Francisco Acuyo

Porque tenía que guardarlo aquí... gracias Francisco Acuyo. Poema publicado en el blog Ancile, el 12 de mayo de 2.013.

PÚBERES CRIATURAS

Para la recién inaugurada sección de Amistad y Poesía del blog Ancile, hoy traemos un poema cuya razón primera es, precisamente, homenaje a la amistad, pero también a la poesía, elixir de singular e inmortal mantenimiento que, a quien lo apura con la inocencia exigida, lo suspende en la eterna juventud que alimenta su sutil e inmarcesible sustancia; así pues estas Púberes criaturas para mis amigas y poetas Magda, Brenda y Mara, con el abrazo fraternal de su amigo Francisco Acuyo.




Para Magda, Brenda y Mara[1]
Unos versos a  la luz y las sombras de estas púberes criaturas

-Moi, j’ai la lèvre humide, et je sais la science
De perdre au fond d’un lit l’antique consciencie.

Yo, tengo húmedo el labio, y sé la ciencia
De perder en  el fondo de un lecho la antigua conciencia

Les metamorphoses du vampire
La metamorfosis del vampiro
Charles Baudelaire

   SI prímulas o alhelíes,
si jazmines o jacintos,
en el jardín de su origen

oscuro,  un fanal el símbolo
de sus púberes perfiles
proyecta el secreto  idilio

de las luces no invisible,
de las sombras fugitivo.

   Si cariz de tersos marfiles,
no sin insolencia, quiso
de la eternidad el límite

traer para el infinito;
así, traviesas, se fingen
entre rosas cristalinos

pétalos de cuya estirpe
se ofrecen eterna efímeros.

   Delicados colibríes
han por los labios subido
a besar en cada linde

de la boca al libertino
solitario ya partícipe
del límite y el infinito,

aquel que en sombras luz finge
y del silencio el sonido;

   aquel natural artífice
que se consagra lascivo
para la vida invisible

que a vuestro carnal recibo
ofrece inmortal estirpe.
Púberes criaturas, digo,

que prímulas o alhelíes,
que jazmines o jacintos,

   al destino sin origen
de vuestro sagrado círculo
muestran, certeza imposible,

donde  miraron los siglos
tejer la belleza su urdimbre
efímera en sacrificio

de ese nardo que pervive
a vuestros rostros sumiso.

Francisco Acuyo





[1] Las poetas Magda Robles León, Brenda López Sóler y Mara Romero Torres.

2 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Francisco Acuyo es un gran poeta, es todo un lujo "ser" parte de sus versos.
      Abrazos Rayén, gracias por tu visita.

      Eliminar

Tus palabras serán bienvenidas...

AddThis