Performancing Metrics

expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

En Penumbras... de Magda Robles

En penumbras es donde los sueños cobran vida, junto al crepitar del fuego y el danzar de las llamas...

Habitaciones (en)cerradas



Nos iba la vida en ello...

En disfrazar nuestras miserias y comernos la voz para que el quejido fuese menos amargo. Y jugamos a inventarnos con los trozos desperdigados sobre la cama, intentando encajar piezas de formas imposibles. Le dimos vida a los recuerdos con los puños apretados por la rabia desolada de  sabernos vacíos, incluso estando en el centro mismo del otro. Nos creímos dioses con cara de niños y el alma tiznada, viciada por el paso de otros cuerpos apartados, sobre otros cuerpos venideros, tras otros cuerpos ya olvidados.

Rompimos las ventanas a fuerza de empujarlas para que no calase el mundo, haciendo que cada cristal estallase en mil pedazos. Aún hoy, cada uno de nosotros porta un trozo de aquella afilada prueba clavado en el alma. Y el frío dejó trozos de escarcha escondidos entre las sábanas, que mordían los cuerpos al rodar sobre ellas.

Cayó el rey, y cayó la reina incluso antes de terminar la partida. Y perdimos la batalla de la misma forma que se pierde la inocencia, tras el primer golpe en el estómago de una mariposa traicionera que sabe cómo se provoca el huracán.

La oscuridad más aterradora siempre fue la que se contempló con la luz encendida.

Porque nunca supe ahogarme en tus ojos... Porque me iba la vida en ello.


18 comentarios :

  1. Uffffff Tremendo... y sí, es cierto Magda, la oscuridad más aterradora es siempre la que contemplamos con la luz encendida...esa que en ocasiones, nos negamos a mirar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá porque puede ser terriblemente cegadora...
      Un lujo tenerte aquí Ángela, besos!

      Eliminar
  2. Jaque mate...

    Tus letras, en la partida de la vida, nunca dejan nada en tablas.

    Besos Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que sé jugar muy poquito al ajedrez...
      ¡Besotes Tomás!

      Eliminar
  3. Conmovedoramente hermoso. Dos frases te las robaría en una esquina poco iluminada. Bello, bello. Complaciéndose, a momentos, en la belleza. Escribes para que ss saboree de nuevo como algunas mujeres, cuentan, besan en los sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú, robarme a mi? Uff, si tuviese sombrero me descubriría ante tu comentario... Recrearme en el latido de la palabra es uno de mis pasatiempos favoritos...
      Fue fantástico encontrarte aquí, en la penumbra.

      Eliminar
  4. Esa escarcha en las sábanas estremece, como tus palabras.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se sabe que el frío, de tan frío, abrasa a veces...
      Me encanta volver a encontrarte entre mis letras. Besos.

      Eliminar
  5. Me sorprendes siempre, me emocionas siempre, es un relato estupendo Magda, duro como la vida, pero estupendo y ese final lo borda.

    Un besazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie nos dijo que vivir iba ser fácil... pero hay batallas que merecen la pena.
      ¡Besos preciosa!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Viniendo de ti, esas dos palabras son tanto...
      ¡Besos!

      Eliminar
  7. La oscuridad más aterradora siempre fue la que se contempló con la luz encendida.

    Porque nunca supe ahogarme en tus ojos... Porque me iba la vida en ello.

    Sencillamente... HERMOSO!!

    ResponderEliminar
  8. Cada partida de ajedrez te curte, hay partidas donde se nos va la vida. Dicen que nacemos con dos lobos, uno se llama miedo y el otro se llama amor. Sobrevive el que alimentamos mejor. Precioso y oscuro relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que saber encontrar el justo equilibrio... ambos cachorros merecen y deben vivir sin devorarse mutuamente...
      ¡Un abrazote Fran!

      Eliminar
  9. Caer en un lugar donde los humanos nos podamos herir sin mesura, bracear contra los cuerpos desnudos silenciando los epítetos que hierven contra la sangre, callar el nombre de la otra (o del otro) al llegar espantoso el orgasmo. De noche y de horror están hechas tantas alcobas. Sean las tuyas lozanas, frescas, de rosa de pecho y lodo el aroma de tus silbos.

    ResponderEliminar

Tus palabras serán bienvenidas...

AddThis