Performancing Metrics

expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

En Penumbras... de Magda Robles

En penumbras es donde los sueños cobran vida, junto al crepitar del fuego y el danzar de las llamas...

Hay historias...


Hay historias que no pueden ser contadas.
O tal vez no quieren... O quizá no deban.

Y por eso se muestra esquiva la palabra
que entrelaza tu mirada a mi costado.
Y se escapa el adjetivo que desplaza
el temblor de mi cadera
cuando baja por tu talle.
Se amotina de manera firme
cada adverbio de tiempo al retenerte:
ahora, nunca, jamás… por siempre.
Uno a uno se desconjugan los verbos
y te juegan a cara o cruz.
De vez en cuando hasta me dejan
apostar la cruz, para perder la cara. 

No hay nombres.
Ni tan siquiera pronombres,
menos aún personales.
No hay tú, ni yo.
No hay trinidad perfecta,
ni contigo, ni sin ti.
No hay nosotros,
pues somos uno indivisible
encarnado en dos mitades.
Y no sé si escribir en tinta,
o escribir con sangre,
o rasgar tu piel con cada letra.

Hay historias que no saben ser contadas.
Y páginas insumisas
unidas por un índice manuscrito,
que se niegan a ser pasadas.
Quizá porque son, tan solo ellas,
las que ponen principio y fin
al círculo vicioso que a ti me ata.


 



15 comentarios :

  1. Hay historias que hacen daño si se cuentan ... es mejor olvidar el pasado negro y recordar solo las historia buenas...y vivir el presente como algo real...

    Un placer leer tu texto...entro desde un blog amigo y sigo tu blog...

    Un abrazo de MA.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
  2. Ellas deciden, siempre, como mantenerse con vida...
    Gracias por tus palabras, y tu presencia. Bienvenida a este pequeño rincón entre amigos. Un abrazo, MA.

    ResponderEliminar
  3. A veces...esas palabras que quedaron cerradas, sin saber porque no han sido contadas.
    Me quedo con tu poesía, a falta de esa historia que quedó sumida en silencio.
    Un placer, querida Maga.

    ResponderEliminar
  4. A veces cuentan sus secretos entre silencios, a través de líneas suspensivas... María, eres un lujo.

    ResponderEliminar
  5. Tal vez exista un lenguaje, que aún no se ha podido recoger en ningún campo semántico verbal. Ese lenguaje universal es el que hace que orbitemos sujetos a la belleza de tus versos. Saludos preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo hay, debe estar cerca a los trocitos de sensaciones en palabras que dejas por aquí... Gracias.

      Eliminar
  6. Magda siempre me gusta lo que escribes, aunque a veces hay poemas que por la razón que sea me calan más, me llegan más.... este es uno de ellos, y esas historias que no contamos, y esa sangre que derramamos al escribir, sin nombres y esas páginas que se niegan a ser pasadas, que nunca serán pasadas.

    Touché.... maravilloso poema, un beso preciosa estás que te sales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay historias que no pueden ser contadas, porque deben ser vividas... Si las atrapas en letras, pueden perder la magia, y volverse comunes. No sabes lo que me gusta compartir esos escritos especiales contigo... un beso preciosa!

      Eliminar
  7. Muy bonita poesía, me transmite sentimientos olvidados, recuerdos,...
    Hay historias cargadas de sentimientos al límite: amor, odio, pérdida, abandono, muerte,....que no merecen ser contadas, tienen que retener sus silencios y secretos, las palabras la destrozarían

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Eva, a veces es imposible atrapar en palabras un sentimiento... se quedan cortas. Es curioso, vuestros comentarios me están haciendo leer mis propios versos de distinta manera.. Gracias, y bienvenida a este pequeño rincón en penumbras.

      Eliminar
  8. Hay historias que no pueden ser contadas...
    Pero tú, las cuentas de maravilla!!!
    Coincido con Ana, estás que te sales!!!

    Mil besos poeta guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias preciosa! También tienen derecho a que se hable de ellas... Besos!

      Eliminar
  9. Todas las historias, que no lo son, porque son presente infinito son las que se cuentan enhebrando silencios a base de palabras corporeizadas en una danza eterea que nos inmoviliza en el gesto perfecto que es el que hay que leer para penetrar un alma ansiosa de eternidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en ese danzar se pierde el recuerdo... Me encanta leerte por aquí.

      Eliminar

Tus palabras serán bienvenidas...

AddThis