Performancing Metrics

expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

En Penumbras... de Magda Robles

En penumbras es donde los sueños cobran vida, junto al crepitar del fuego y el danzar de las llamas...

Náufragos


Y de repente una mañana
llegué sin mapa ni guía a la orilla de tu cuerpo.
Te alzaste en salvación de náufraga
que inconsciente vagó perdida a la deriva.

Desdibujé cada contorno
hasta crear nuevas fronteras,
amoldé mis pasos ajados
y ofrecí un nuevo caminar a aquella tierra.

A ciegas exploré tus surcos,
errante sin rumbo y en desconcierto.
Redescubrí cada recodo, cada huella,
cada latido que volvió a ser mío.

Hambrienta de ti…
en ti…
me desperté dueña de la tierra prometida.






10 comentarios :

  1. En ocasiones no se necesitan mapas, esa piel es tu hogar , bellísimo poema, que gustazo volver a leerte Magda.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Un amanecer épico, querida Ligeia. La noche se ha desdibujado en jirones de niebla y el alba le gana la partida.

    ResponderEliminar
  3. Gustazo seguir teniendote por aquí preciosa... un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Querido Juan Antonio, tus palabras son un poema en sí mismo... me alegra volver a verte.

    ResponderEliminar
  5. Me silencio profunda e infinita y te leo queriendo ser la misma palabra.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Eres palabra, eres mujer hecha de verso... Gracias por dejar huella. Un beso preciosa!

    ResponderEliminar
  7. Algunos naufragios están hechos para ser repetidos...

    Debería sacar tiempo del reloj parado a las doce en punto y sumergirme en el mar de tus letras en el propósito de llegar hasta el mismo fondo donde comenzó a emerger el principio de este espacio tan tuyo. Debería...

    Besos Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Serás bienvenido a ello si lo deseas... este mar revuelto está siempre en calma para quien desea transitarlo... pero recuerda que todo mar de los sargazos alberga sorpresas... que en ocasiones las letras se aferran a la piel igual que tentáculos, y dejan su huella...

      Besos Tomás!

      Eliminar
  8. A ciegas exploré tus surcos,
    errante sin rumbo y en desconcierto.
    Redescubrí cada recodo, cada huella,
    cada latido que volvió a ser mío...

    Sin duda tus versos dejan huella,
    en cada recodo, en cada latido...

    Un placer leerte siempre, querida Magda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer siempre es encontrarte entre estas letras preciosa... Un besote!

      Eliminar

Tus palabras serán bienvenidas...

AddThis