Performancing Metrics

expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

En Penumbras... de Magda Robles

En penumbras es donde los sueños cobran vida, junto al crepitar del fuego y el danzar de las llamas...

Porque las chicas no lloran


Intentó escabullirse sigilosa. A hurtadillas, fue avanzando paso a paso, sin respirar apenas, pues era objetivo indispensable no hacer ruido. Conocía cada rincón de aquel lugar, había pasado meses encerrada entre sus muros. Podría incluso decir que ayudó a crearlos. Piedra a piedra, momento a momento, refugio construido por las manos de un despiadado carcelero: su propio corazón.

La luz podría alertar, mejor caminar a tientas; con las manos acariciando la superficie, versión táctil de su faro salvador y guía. (Cuanto se puede vivir a través de las manos…) La libertad parecía lejana, pero tan solo quedaba a la vuelta de la esquina. ¿Se habría abrigado lo suficiente? La vida puede morder con demasiada saña cuando hace frío.

Continuó sin mirar atrás, ya sabía lo que le sucedió a la bíblica Yrit, y no le quedaban bien los trajes de sal. Además, corría el riesgo de disolverse con sus propias lágrimas, lo que sí supondría un problema todavía más grave que caminar pisándose el vestido. Tan solo un poquito más...

Un leve tropiezo detuvo la marcha, una losa de miedo se interpuso en su camino, y por segundos perdió todo el equilibrio. Se le rompió el tacón, el de la nostalgia desnutrida que atrapa y no abandona. Así que usaba tretas para no dejarla avanzar... Pero a esas alturas, ¿qué importaba caminar descalza por la vida? Se bajó de sus zapatos, los empujó debajo de un mueble, y siguió caminando de puntillas.

Sin embargo, salir por la puerta no correspondía a su nueva vida. No podría evitar la tentación de cerrar con un portazo. O de retroceder, o de no avanzar… Por lo tanto, en el último momento, se escurrió por la ventana. ¡Libre! Lo había conseguido: había dejado atrás el último resquicio de su propia melancolía. Se había salvado de la asfixia de su propia memoria.

4 comentarios :

  1. Huir de nosotros mismos es lo más complicado...!
    Bonito texto y bonito blog ^^

    ResponderEliminar
  2. Es la batalla más dura, somos nuestro peor enemigo, el que mejor nos conoce...
    Gracias Natalia por dejar tu huella en este espacio...

    ResponderEliminar
  3. Adoro a las chicas que no lloran, o que lo hacen como las heroínas guerreras románticas.

    ResponderEliminar

Tus palabras serán bienvenidas...

AddThis