Performancing Metrics

expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

En Penumbras... de Magda Robles

En penumbras es donde los sueños cobran vida, junto al crepitar del fuego y el danzar de las llamas...

Siete pecados capitales, para condenar un alma


Siete virtudes debiese albergar mi alma corrupta
Si su anhelo consistiese en alcanzar la infinita gloria
Mas de cabeza y sin pensarlo se arrojó al abismo
Cuando supo que debiera abandonarte por tal logro.

Así que alzo la vista y planto cara al destino
Castigo supremo enfrentaré si es necesario
Defendiendo lo que quieren arrancarme por la fuerza
Argumentando que viene envuelto en mortal pecado

Soberbia por enfrentarme a un dios que ignoro si existe,
arrebatarle un trono y caer rendida ante ti
Pues un solo ser, un solo dios mi alma alberga
A quien ofrecer sacrificio y adorar con humildad.

Envidia por sufrir como espinas lacerando mi carne
El leve tacto de manos en ti que no son las mías.
Enemiga implacable de un suspiro que perturbe tu noche
Ni caridad ni perdón para quien profane tu sueño.

Paciencia mantendré solo a la espera
De agotar el tiempo que me reste entre tus brazos.
Encadenada, arrojada al averno si hace falta
Arrostraré la ira divina si tal acto lo merece.

Pereza ante el mundo cansado, jamás ante ti
Ya que contigo me sobran fuerza y me faltan horas
Mueren los instantes, desaparecen los muros
Que con presteza creé para salvaguardar mi existir.

Avaricia por tu cuerpo, por tu alma, por tu mundo entero
Arrebatar a manos llenas lo que para mi ansío
Y sumar cada segundo de posesión a la luz de una vela
Pues la usura es generosa con aquel que la atesora.

¿Cómo no tener gula devorando cada beso de tu vida?
No hay templanza para beber las palabras de tu boca
Saboreando cada sonido provocado y pronunciado por mí
Mientras la noche nos envuelve en su silencio.

Un casto roce, una sutil mirada son bastantes
Para encender pasión y fuego entre dos almas
Con lujuria confundida por aquél que no quiere ver
La suprema entrega de dos seres arrojados a las llamas…

6 comentarios :

  1. Bella forma de arder. Solo el camino de exceso lleva a la sabiduría, decía Willian Blake. Tal vez optemos en dejar de lado esas falsas costumbres de moralidad irracional y nos sumerjamos en el pecado, al menos en aquellos que merecen la pena y nos puedan divertir. Somos pequeñas gotas en un mar infinito, cuyo tiempo es limitado. No censuremos lo que nos hace sentir. Como por ejemplo, del acto de disfrutar plenamente de cada uno de tus versos. Laudable mi querida niña.

    ResponderEliminar
  2. El rasero que mide el exceso varía de una persona a otra... y todo lo que nutra cierto sentimiento no puede ser pecado... o si? Pecando en, con, y para la poesía...
    Gracias, siempre, por tus palabras.

    ResponderEliminar
  3. Sublime Magda, lo cuelgo en mi muro. Muas

    ResponderEliminar
  4. Sublime!!! no tengo palabras solo sensaciones y muchos sentimientos, un beso
    Pablo






    ResponderEliminar

Tus palabras serán bienvenidas...

AddThis